Von Bingen: la monja que se convirtió en la primera sexóloga de la historia

Nació en Alemania en 1098 y se convirtió en monja por la fuerza del destino. Sin embargo, era capaz de hablar y escribir sobre el orgasmo femenino sin miedo, algo impensado para la época. Esta es su curiosa historia.

Por Jessica Ramos Valenzuela

Aunque parezca curioso o hasta difícil de creer, lo cierto es que Hildegard von Bingen, una monja medieval,  es la primera sexóloga de la historia del mundo.

Para poder entender esto, te contamos un poco de su historia. Von Bingen nació en 1098 en Alemania, y como resultó ser la hija número 10, y fue considerada por sus padres como un diezmo, así que no encontraron nada mejor que entregarla a la Iglesia  para que ésta se hiciera cargo de ella. La dejaron específicamente en el monasterio de monjes de Disivodemberg que albergaba un espacio especial para mujeres.

Se cuenta que a los 8 años comenzó a tener visiones, y a eso de los 40 años, decía que habían unas voces que le decían lo que tenía que escribir y dibujar.  De hecho se convirtió en poeta, escritora, pintora, mística, compositora  y filósofa.

Fue así como comenzó a registrar libros de medicina, teología y hasta textos sobre remedios naturales. Como se trataba de una mujer inteligente, llegó a convertirse en consejera de las autoridades eclesiásticas, de reyes y emperadores, algo impensado para la época debido a que era mujer.

Y lo que fue más impensado es que Von Bingen hablaba de sexo sin tapujos ni miedo. De hecho, entre sus pensamientos, era que el placer en el sexo era cosa de a dos y que la mujer sí tenía orgasmos, algo que en esa época no se aceptaba.

De hecho tenía muy clara sus concepciones acerca del orgasmo femenino que reproducimos a continuación: “Cuando la mujer se une al varón, el calor del cerebro de ésta, que tiene en sí placer, le hace saborear a aquél, el placer en la unión y eyacular su semen. Y cuando el semen ha caído en su lugar, este fortísimo calor del cerebro lo atrae y lo retiene consigo e inmediatamente se contrae la riñonada de la mujer y se cierran todos los miembros que durante la menstruación están listos para abrirse, del mismo modo que un hombre fuerte sostiene una cosa dentro de la mano”.

Por otro lado, esta monja habló sobre el sexo, mezclándolo con su visión religiosa. Y como si eso fuera poco, también desarrolló su propio lenguaje llamado “lingua ignota”. Todo esto la hizo convertirse en una mujer muy avanzada para su época, en especial para el Medioevo en que se perseguían y asesinaban a mujeres por considerarlas “brujas” o hechiceras.

Fue tal su legado que en el 2009 la directora alemana Margarethe von Trotta filmó la película “Visión: la historia de Hildegard von Bingen” basada en su vida.

Con los años se fueron revisando sus cuantiosos textos, y muchos expertos la han alzado en figura de culto, ya que lo suyo fue, en otras palabras, una forma de acercamiento a la liberación femenino en el terreno de lo sexual. De hecho en su momento escribió “la mujer podrá estar hecha del hombre, pero el hombre no se puede hacer sin una mujer”.

Pero eso no fue todo, Von Bingen también se hizo conocida por sus visiones proféticas. Por ejemplo, ella anunció la crisis política causada por el protestantismo y que dividió a Alemania. Por otro lado también anunció la llegada del Anticristo

Murió el 17 de septiembre de 1179 a la edad de 81. Y fue canonizada en 2012 por el Papa Benedicto XVI. Esto debido a que se le atribuyeron algunos milagros, como sanar a las personas con el agua del Rin, también se dice que sanaba con piedras y plantas. Se dice también que cuando falleció aparecieron dos arcos brillantes de distintos colores que formaron una cruz en el cielo.

Hoy se le reconoce como la patrona de la ecología, medicina, música  y el arte.

 

 

 

Jessica

Comentarios via Facebook:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *