Cuidados íntimos recomendables después del sexo

Disfrutar de una vida sexual activa y satisfactoria no solo es un derecho sino que también es una responsabilidad. Es decir, debemos tomar precauciones y cuidados para poder mantenernos saludables, pero también para evitar contagios a otros.

Por Jessica Ramos Valenzuela

A continuación te entregamos algunas sugerencias básicas de cuidado para tomar en cuenta después del sexo.

1-Orina después del sexo

Esto no es un mito, es una verdad científica. El orinar después de tener sexo nos ayuda mantener la zona vaginal libre de bacterias e infecciones, como lo puede ser la cistitis.

2-Toma una breve ducha

Si bien es cierto que la vagina tiene la capacidad de limpiarse por sí sola, es recomendable que después del sexo tomes una ducha corta para mantener tu higiene. Para ello, se recomienda el uso de un jabón neutro que no cambie el ph de tu vagina, es decir, hay que evitar aquellos productos con sustancias químicas que pueden generar irritaciones y/o alergias.

3-Limpia los juguetes sexuales

Si es que ocupas juguetes sexuales (vibradores, consoladores, anillos vibradores, plugs anales etc) es importante que después de ocuparlos los limpies para evitar futuras infecciones. ¿Cómo hacerlo? Muy simple solo basta agua tibia y un jabón neutro. También puedes aplicar limpiadores especiales de este tipo de productos que puedes conseguir en sexshops. Da igual cómo lo hagas, lo importante es que lo hagas.

4-Ocupa lubricante íntimo

Pocas lo saben, pero lo lubricantes no solo cumplen con la función de lubricar la vagina durante la penetración, sino que también hidrata esta zona de nuestro cuerpo. Puedes ocupar este producto no solo durante el sexo, sino que también después. Lo importante es que procures elegir lubricantes que son orgánicos o que contienen bajos niveles de químicos para resguardar tu zona íntima.

5-Si notas algo raro recurre al médico

Si sientes irritación, ardor, escozor o dolor en tu zona vaginal después del sexo, lo óptimo es que pidas lo antes posible hora con tu ginecólogo para ver de qué se trata. Puede tratarse de algo muy simple de tratar como hongos o alguna alergia, pero es importante que lo hagas a tiempo para evitar molestias de más.

Jessica

Comentarios via Facebook:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *