Aprende a elegir un babydoll

Es quizás una de las prendas más sensuales que hay, nos entregan de manera inmediata una actitud sexy, y lo que es mejor, que podemos lucir y potenciar nuestro cuerpo a nuestro real antojo. Pero lo más importante, como todo en la vida, es la actitud con que lo lucimos, por eso es importante que escojamos uno con el cual nos sentimos cómodas. Acá van algunos tips para lograr tal misión.

Por Jessica Ramos V.

Los baby dolls pueden ser definidos como unos sensuales y pequeños vestidos que podemos lucir en la intimidad. Esta prenda tiene varias gracias, pero quizá la más destacable es que hay un babydoll para todo tipo de cuerpo.

La otra gracia es que son bastante cómodos y que de manera inmediata nos aporten un look sensual, además nos permiten destacar la zona del cuerpo que queramos, espalda, hombros, busto, etc y a la vez, esconder aquello que no nos gusta mucho o nos acompleja.

-Busca algo que te identifica y te acomode: Hay una regla básica en la vida y que también se puede utilizar a la hora de comprar ropa o lencería: sé tú misma, no intentes ser alguien que no eres, busca tu estilo. En los babydolls hay una serie de alternativas, están las más románticas, las más atrevidas, las más rudas, las más tiernas, etc.

-Según tu busto: Si tienes un  busto firme, que te gusta lucir, entonces una buena recomendación sería tirarte por aquellos modelitos que tengan la parte superior translúcida, que además de ser súper sexy, si es que quieres llamar la atención, esto de manera inmediata, provocará que esa mirada quieres conseguir, vaya directo a esta zona. Si no es así, si no te gusta lucir mucho tu busto, entonces debes escoger un modelo con copas prehormadas y que te den un buen soporte.

-Según tu abdomen: Si tienes un abdomen abultado o que simplemente no quieres lucir, entonces evita modelos que estén abiertos por delante. Por el contrario, elige algún modelo que tape o cubra esta zona y que potencie otras zonas que quieres lucir, por ejemplo, busto, espalda, hombros etc.

-Colores: La elección del color lo puedes hacer de acuerdo a tu tono de piel o también de acuerdo a tu talla o estilo. Por ejemplo, el negro siempre es sensual y siempre estiliza, el rojo, por otro lado, es mucho más atrevido. Hay quienes se inclinan más por los pasteles o rosa, que dan un aspecto mucho más tierno, como de chica buena, pero que puede ser igual de sexy.

-Talla: Al igual que todo tipo de lencería o de ropa, hay que elegir el baby de la talla correcta, ni más grande, ni más pequeño, de lo contrario, no podremos potenciar nuestra figura.

-Telas: Los babydolls ofrecen una serie de alternativa de telas, puede ser de encaje, de gaza, pero también se puede combinar con otras telas como lycra y otros textiles elásticos que nos aportan flexibilidad y que se adaptan maravillosamente al cuerpo.

-Parte inferior: Los babydolls vienen acompañados de un calzón que combina, puede ser un colaless, pantaleta, etc. Lo importante es que utilices el que pueda destacar de mejor manera tu parte trasera. Además, si es que llegas a ocupar otro calzón, que no sea del conjunto, intenta que combine, ya sea en color y/o tela, porque de lo contrario, le quitas todo el glamour a la prenda.

-Lavado: El lavado de esta prenda es tan importante y delicada como cualquier otra lencería. Mucha de ellas, necesitarán ser lavadas a manos para que no se estropeen o para que no vayan a achicarse.

-Actitud: El mejor babydoll será lucido con algo que no puedes comprar en ninguna tienda, con una buena actitud. No hay nada más sensual que una mujer que se siente y se proyecta segura de sí misma, sin importar su talla o su tipo de cuerpo, una mujer que no tiene complejos. Si combinas esto con tu babydoll, imposible, pero es que imposible, pasar inadvertida.

 

Busqueda Entrante:

Jessica

Comentarios via Facebook:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *